29 de abril de 2008

Te confieso

Te confieso, de una vez por todas que es lo que pasa por mi mente.
Te confieso, tristemente, que mi corazón me jugó una mala pasada y se niega a latir si no es por vos.
Te confieso, amargamente, que todo lo que decían era cierto, que aunque quiera ocultarlo el dolor de no tenerte cerca se vuelve casi intolerable.
Te confieso, alegremente, que aún hoy recuerdo con una sonrisa cada momento a tu lado, cada segundo que pasé suspendida en tus brazos, abrigada en tu alma.
Te confieso y me maldigo, por haber dejado volar mis ilusiones y no atarlas a tiempo antes de que se las lleve el eco de tu voz.
Te confieso y una lágrima recorre mi alma, empañando mi corazón que el recuerdo de tu aroma me persigue día y noche cuando intento no extrañarte.
Te confieso y te maldigo, porque después de sentir tu calor, ya no hay nada que caliente mi alma y en el intento de inmortalizar en mi memoria la sensación que dejaron tus labios, permanezco insomne, noche tras noche.
Te confieso y me pregunto por qué no pudiste simplemente mirar para otro lado cuando notaste que algo había cambiando en mí al tenerte cerca.
Te confieso, dignamente, que aunque mi corazón te llame a gritos en las noches de lluvia y se derrita al escucharte no voy a sentarme aquí a esperar que te enamores de mi alma.
Te confieso, tristemente, que ya no me sirve de nada negarlo, que ya no hay ruido que pueda tapar los gritos de mi corazón, llamándote, mientras las gotas siguen corriendo por la ventana.

6 comentarios:

Demax dijo...

"Ser testigo y culpable de esta ilusión..."

Román esta escuchando callejeros ¬¬.

Te confieso, lo que ya te confesé antes, que el texto me gustó, que me pareció muy bueno, muy sentido, muy real.

Te confieso, cosas que en realidad ya te he confesado, que puedo resumir con solo decir que ya te las he confesado.

Te confieso (mientras Román sigue escuchando callejeros ¬¬), que leerte para mi es no solo leer estas palabras, sino leerte a vos pensándolas, a vos escribiéndolas, al vaso de coca, a la lampara al lado del monitor.

Te confieso, aunque ya no sea una confesión, aunque ya lo sepas, que te quiero mucho, y que te admiro.

Anónimo dijo...

Holaa...solo gracias por tus palabras en el Blogger de Malevil.Me pareces una muy buena piba.......by Javito

Jaki dijo...

Aun estoy ofendida... sabes por que.
Depues de eso, te amo demasiado hermanita...
Sos lo mejor que me paso aqui =)
(bueno, vos me entendes).
Y ya sabes, la iglesia la tenes a 2 cuadras jajaja.

Esteban dijo...

Y si, cada tanto hay que confesar las cosas. Ya sea en un blo', en un carta o en palabras que despues se olvidan.

Caminante no hay camino... ya sabes como termina y algun dia la felicidad volvera a golpear a nuestras puertas, es cuestion de abrirle nada mas. Segui confesando que es bueno, pero ojo con los curas eh! Un beso!

Jaki dijo...

Mira esto...

Ju! dijo...

Hola
te firmo por dos razones
1) por el titulo del flog, aguante las pastillas!
2) me gustaria saber como ahces para poner el fondo asi copado! :O